miércoles, 11 de enero de 2017

Roscón con avellanas (brioche trenzado)

 

Hace varios años, una de mis primeras entradas en el 2012, publiqué una receta de Roscón de Reyes y quedé tan contenta con el resultado que lo he seguido haciendo todos estos años. 
La receta, tal y como podéis verla (aquí), es bastante elaboriosa: masa madre y largos tiempos de levado de hasta 12 horas, así que llevaba más de un día hacerla.
Este año, después de regresar de mis vacaciones en España y de comer mucho Roscón en casa de mi madre, quería hacer uno en casa, aunque más rápido y con un toque diferente (sin las frutas confitadas que aunque bonitas siempre acabo quitándoselas). Por éso, aquí tenéis una versión del Roscón, con una masa estilo brioche (muy blandita), de avellanas (uno de mis sabores favoritos) y trenzado.


Por cierto, en México también hay Roscón pero se le llama Rosca de Reyes. Es similar pero con algunas diferencias: no tiene agua de azahar y sus rellenos son más variados, además en su decoración tiene una costra de mantequilla con azúcar y diferentes frutos secos además de las frutas confitadas. Aunque tienen un aspecto casi idéntico, la textura y sabor es muy diferente.


Vamos con la receta.

Roscón con avellanas


Ingredientes:
  • 80 gr de avellanas troceadas (40 gr para la masa y 40 gr para decorar)
  • 100 gr de azúcar
  • Ralladura de la piel de un limón
  • Ralladura de la piel de una naranja
  • 120 gr de leche
  • 30 gr de levadura fresca
  • 4 huevos
  • 30 gr de agua de azahar
  • 500 gr de harina
  • Pizca de sal
  • 120 gr de mantequilla fría cortada en dados
  • Azúcar perlada para decorar (azúcar con un poco de agua)

Elaboración
Primero troceamos con un robot de cocina las avellanas y reservamos.
Mezclamos el azúcar con la ralladura del limón y la naranja.
A parte, desmenuzamos la levadura en la leche y removemos.
Juntamos el azúcar con la leche y batimos.
Integramos, también, las avellanas, los huevos, el agua de azahar, la harina y la sal, mezcamos bien todos los ingredientes.
Después, amasamos con las manos en una superficie plana y enharinada, mientras lo hacemos vamos añadiendo la mantequilla en trozos.
Cuando tengamos una masa homogénea, formamos una bola y la dejamos reposar durante 1 hora para que doble su tamaño, tapada con un paño y en un bol (debe estar en un lugar templado y libre de corrientes).
Pasado el tiempo amasamos de nuevo durante 1 minuto.
Dividimos la bola de masa en 3 partes iguales y formamos cilindros que iremos trenzando haciendo un círculo. Colocamos la trenza sobre una bandeja con papel de horno y pintamos por encima con un huevo batido.
Volvemos a dejar reposar 1 hora para que doble su tamaño.
Precalentamos el horno a 200° C.
Transcurrida la hora, pintamos de nuevo con el huevo batido y espolvoreamos con el azúcar perlada y el resto de las avellanas.
Lo metemos en el horno durante 10 minutos a 200° C, después bajamos la temperatura a 180° C y horneamos a 20-30 minutos más.
Lo sacamos y dejamos enfriar sobre una rejilla.

Este Roscón, receta rápida, no duró nada en casa. Además de blandito quedó muy rico.
Espero que os guste y que los Reyes hayan sido buenos.


1 comentario:

  1. Una masa con avellanas!! También es uno de mis sabores favoritos (aunque eso ya lo sabes) además, las masas tipo brioche me encantan, éste roscón lo tiene todo!
    Un beso!

    ResponderEliminar

Muchas gracias por tu comentario. Contacta conmigo si tienes alguna duda.